Guía Episodios Introducción Acto 1 Acto 2 Acto 3 Acto 4

Producción #V712 - Episodio 12


HISTORIA
Denise Byrd & Trish Kocialski


GUIÓN
TNovan


DIRECCIÓN / PRODUCCIÓN
Denise Byrd  / Carol Stephens

SCREENGRABS
Judi Mair


GRÁFICOS
Lucia


TÍTULO EPISODIO GRÁFICO

MaryD

Traducción
Ana P. Alonso,  Inma, Lysia, Chris, Montse, Xhogun, Laura


 

INTRODUCCIÓN

 

ABRE DE NEGRO:

 

EXT. ALDEA –DÍA

 

XENA y GABRIELLE se encuentran espalda contra espalda en posición defensiva.  Xena tiene su espada en su mano y una mueca en su cara.  Gabrielle tiene sus SAIS preparados y observa a varios de los hombres que las tienen rodeadas. Está muy claro que ninguno de sus oponentes preocupa a ninguna de las mujeres.

 

 

GABRIELLE

(bromeando)

Entra en la aldea, dijiste.
Cómete algo caliente, dijiste.

 

XENA

¡Como si yo supiera que la aldea estaba siendo atacada! 

 

GABRIELLE

(sonriendo)
Demasiado para tus muchas habilidades.

 

 

Xena sonríe, entonces le pega una patada cruzada en la mandíbula a uno de los hombres, lo suficientemente tonto como para acercarse.

 

Mientras Gabrielle lucha junto a Xena, se da cuenta de que los habitantes del pueblo están luchando muy poco contra los rufianes. La mayoría de los aldeanos están escondidos detrás de cualquier cosa que les cubra. Unos pocos de los jóvenes intentan ayudar, pero la mayoría van a lo suyo.

 

Xena y Gabrielle se giran y acaban frente a frente mientras se preparan para la siguiente ronda. Sin una palabra, Xena apoya su mano izquierda en la cabeza Gabrielle, empujándola hacia abajo. Tan pronto como Gabrielle está fuera de su camino, Xena gira su espada y corta al bandido que iba a apuñalar a su compañera por detrás.

 

Gabrielle se gira brevemente, justo a tiempo de ver el hombre caer al suelo.

 

GABRIELLE

(Continúa)

Recuérdame que te lo agradezca luego.

 

XENA

Cuenta con ello.

 

 

Ambas mujeres continúan luchando contra el grupo de bandidos. Xena está obviamente disfrutando la pequeña escaramuza. Hay una mirada salvaje y una sonrisa de satisfacción en su cara al lanzar una combinación de patadas y puñetazos a los hombres que la rodean.

 

Gabrielle arranca una espada de la mano del hombre que tiene enfrente, entonces le golpea por detrás.  Recupera su posición y se gira para encontrar al próximo chico malo. Sus defensas disminuyen lentamente cuando ve a Xena tumbar a los últimos tres hombres.  Cuando el último hombre cae al suelo el resto se levantan y se van en una apresurada retirada.

 

Xena sigue buscando pelea. Mira rápidamente alrededor, respirando profundamente y preparada para empezar otro ataque.

 

Muy  despacio los aldeanos salen de su escondite y se amontonan alrededor de Xena, quien está todavía esperando otro ataque.  Gabrielle sonríe al ver a los aldeanos acercarse a su compañera. Ahora están contentos y dándole las gracias.

 

 

Xena, despacio, deja bajar sus defensas, y tranquilamente empieza a aceptar las alabanzas de la muchedumbre. Gabrielle permanece detrás con una sonrisa y observa como las ancianas intentan dar ofrendas de comida y como los niños ofrecen flores a su héroe.

 

Cuando sus miradas se cruzan, Gabrielle puede sentir el poder y la energía provenientes de Xena. Sacude un poco la cabeza y vuelve a mirar como Xena es alejada por los agradecidos aldeanos.

 

 

Guardando sus sais, mira alrededor de la aldea, la cual ha sufrido grandes destrozos por el ataque.  Los heridos están siendo ayudados por las pocas personas capaces.

 

Suspirando, introduce sus dedos por su pelo, mientras hace un mental inventario de lo que se necesita hacer ahora que la lucha se ha acabado.  Mientras considera los problemas que tiene ante ella, una anciana se coloca a su lado.

 

MUJER

Ven niña, seguro que necesitas comida y descanso.

 

GABRIELLE

Gracias, pero estoy bien. 

 

MUJER

Soy Cassandra. Tú y tu amiga 
sois verdaderas salvadoras.

 

GABRIELLE

No diría tanto.

 

CASSANDRA

Oh, si.  No hemos tenido un momento de paz 
desde que Rellton entró en el valle. Él y sus hombres
 está siempre robando o pidiendo tributo. Somos 
una aldea de simples granjeros y artesanos. 
Tú y tu amiga nos habéis salvado.

 

Cassandra se dirige hacia la posada donde han llevado a Xena.

 

CASSANDRA

(Continúa)

Es una líder natural.

 

GABRIELLE

Sí. Sí lo es. 

 

CASSANDRA

¿Crees que estaría dispuesta a ayudarnos?
¿Quizá entrenar a algunos de nuestros hombres para defendernos?

 

GABRIELLE

No... No lo sé.

 

Gabrielle mira a Xena quien está en la muchedumbre oprimida por los jóvenes de la aldea. Están asombrados con ella y es bastante claro que ella está disfrutando sus atenciones. Pura energía emana de ella.

 

GABRIELLE

(Continúa)

Pero puedes preguntarle.

 

CASSANDRA

Entonces haré que el Anciano Dugan se lo pida

 (pausa)

Temo que si acepta, no podamos 
ofrecerle mucho como pago.

 

Gabrielle muerde su labio por un momento, y entonces le dedica una leve sonrisa a la anciana.

 

GABRIELLE
Si acepta, no será por lo que
 podáis pagarle. Lo hará 
porque es lo que ella hace.

 

 

Cassandra nota una casi melancólica mirada en la cara de Gabrielle.

 

CASSANDRA

¿Pasa algo, niña?

 

GABRIELLE

No. Sólo estaba pensando en el pasado.

 

CASSANDRA

Oh, haz caso a alguien que ha 
vivido tanto como yo, el pasado es 
un lugar peligroso para morar.

 

GABRIELLE

Créeme, lo sé. Pero ¿te has preguntado 
alguna vez como podría ser hoy el mundo, 
si solamente una cosa en tu 
pasado fuera diferente?

 

 

CASSANDRA

Creo que todo el mundo ha pensado
eso en algún que otro momento.

 

GABRIELLE

Creo que yo lo he pensado.

 

Mira alrededor, dándose cuenta de las cosas que hay que hacer.

 

GABRIELLE

(Continúa)

Debería ayudar a esta gente, 
¿me disculpa?
 

 

CASSANDRA

Por supuesto,  pero por favor ven pronto 
a la posada a comer algo.

 

GABRIELLE

(tranquilizando)

Lo haré. Lo prometo.

 

Cassandra se va hacia la posada mientras Gabrielle camina hacia el edificio utilizado como hospicio. Mientras camina, observa a Xena, la cual está enseñando a un joven la manera adecuada de empuñar una espada.

 

GABRIELLE

(Continúa)

(para si misma)
¿Qué serías ahora Xena? Si yo hubiese
 muerto en Tesalia, ¿Dónde estarías?
¿Estarías gobernando Grecia con 
Solan a tu lado como tu heredero?

 

 

Borrando esos pensamientos, Gabrielle entra en el hospicio.

 

FUNDIDO A NEGRO.

 

FIN DE LA INTRODUCCIÓN

 

ACTO UNO